domingo, 22 de enero de 2017

¿Estuvo o no Hidalgo en Celaya luego de la derrota de Aculco?

  Alguien, hace poco, me dejó un comentario diciendo que si no conocía a Herrejón, lo hizo en el sentido de que es considerado la autoridad en el tema de Miguel Hidalgo, no lo dudo, pero desde hace más de un siglo el tema se viene discutiendo y seguirá por un siglo más. Según lo publicado por el mencionado autor (pag. 36), luego de la derrota de Aculco, Hidalgo enfiló a Valladolid vía Zinapécuaro y no por Coroneo - Celaya - Cortazar - Araracua - Uriangato - Cuitzeo. El mismo Herrejón publica algo que Hidalgo desde Celaya envía:

 "El vivo fuego que por largo tiempo mantuvimos en el choque de las Cruces debilitó nuestras municiones en términos que convidándonos la entrada a México las circunstancias en que se hallaba, por este motivo no resolvimos su ataque, y sí el retroceder para habilitar nuestra artillería. De regreso encontramos al ejército de Calleja y Flón, con que no pudiendo entrar en combate por lo desproveído de nuestra artillería, solo se entretuvo un fuego lento y a mucha distancia, entretanto se daba lugar a que se retirara la gente sin experimentar quebranto, como lo verificó.

  "Esta retirada, necesaria para las circunstancias, tengo noticia se ha interpretado como una total derrota, cosa que tal vez puede desalentar a los pusilánimes, por lo que he tenido a bien exponer a usted esto para que imponga a los habitantes de esa ciudad  en que, de la retirada mencionada, no resultó más gravamen que la pérdida de algunos cañones y unos seis u ocho hombres que se han regulado perecieron o se perdieron; pero que esta no nos debe ser sensible, así porque en el día está reunida nuestra tropa, como porque tengo montados y en toda disposición cuarenta y tantos cañones reforzados de 12-16 y de otros calibres en diversos puntos, por lo que concluidos los más que se están sanando y provistos de abundante bala y metralla, no dilataré en acercarme a esa capital de México con fuerzas más respetables y temibles a nuestros enemigos.

  "Me dirá usted en contestación como se hallan esos ánimos, que noticias corren con alguna probabilidad, que se dice de México, Tlaxcala, etc., y últimamente cuanto ocurra.

  "Es regular se hayan reconocido los bienes de los europeos y el que se hayan vendido algunos. El dinero existente de éstos, de rentas, y lo más que pueda realizase de acuerdo con el corregidor me lo remiten para la conclusión de mis disposiciones.

Dios guarde a usted muchos años.

Cuartel general de Celaya, noviembre 13 de 1810.
Miguel Hidalgo (rúbrica), Generalísimo de América.

Carlos Herrejón Peredo, Hidalgo: razones de la insurgencia y biografía documental, pp. 228-229. Nota: Hidalgo era un hombre eminentemente epistolar. Es de subrayarse que en esta carta tratara de justificarse por el retroceso de sus fuerzas y la derrota de Aculco, bastante más costosa de lo que admite. Jamás estuvo tan cerca la insurgencia de tomar la capital como después de la batalla de Monte de las Cruces. Las razones verdaderas del retroceso del cura rebelde siempre serán un misterio.


Gerardo Gil Abarca et alt. La participación social en la Independencia. Colección Mayor No.11, Gobierno del Estado de México, Toluca, 2009. pp. 62-63

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada