viernes, 30 de abril de 2010

Mujeres en la Independencia. Sus biografías. M-P

24.- María Francisca, La Fina. En un manifiesto que el Gobierno Provisional Mexicano dirigido a los americanos desde el fuerte de Jaujilla, el 24 de mayo de 1817, se dice acerca de María la Fina, lo siguiente: Vosotros, habitantes de esta Provincia, lo habéis visto (al insurgente indultado Manuel Muñiz) abandonar con escándalo su propia mujer, y abarraganarse con una prostituta y deshonrada por los azotes, que en las posaderas se le dieron en la plaza de Tacámbaro. Esta vil embaucadora, llamada vulgar e irónicamente La Fina, ha sido la causa de innumerables de vuestros daños y detrimentos: ella en realidad era el comandante, daba los empleos militares, protegía a los bribones favoritos y disponía a su antojo del fondo nacional: ella se apropió la hacienda de la Loma, y de Chupio, los ranchos de Cirucio y del Quahulote. (Gabriel Armijo, tomo 13, f. 21, Archivo General y Público de la Nación.) La Fina parece que antes había sido también favorita del insurgente Marroquín. (1)


Machuca, Ana María. Presa en Irapuato por actividades revolucionarias y condenada el 24 de mayo de 1816 a un año y seis meses de cárcel en la Casa de Recogidas. (5)


25.- “Madre de los Desvelados”. Se llamaba Marcela, pero no se menciona su apellido ni el lugar de su nacimiento. Marcela, según se refiere en una declaración del soldado insurgente Pedro González de Rentería, rendida el año de 1816, en Aguascalientes, era una mujer ya vieja, que se ocupaba como correo de los insurgentes, a quienes llevaba papeles, noticias y encargos desde León, y Silao hasta un punto llamado Puerto Espino, donde tenía su principal cuartel el cabecilla Mateo Franco, de las fuerzas de don Ignacio Rayón. (O. de G. de realistas, Torres Valdivia, tomo 80, Archivo General y Público de la Nación.) Por tan importantes servicios de la anciana Marcela, tal vez no exento de dificultades y de graves peligros, los insurgentes de aquel rumbo la apreciaban mucho, y en gratitud de la excelente ayuda que, como mujer patriota y animosa, prestaba a la causa de la revolución, la llamaban cariñosamente Madre de los Desvalidos. (2)


Magdalena. Ignoramos su apellido. Joven doncella partidaria de los insurgentes que en el sitio de Coscomatepec, en octubre de 1813, se ocupó de curar enfermos y hacer cartuchos. (5)


26.- Marmolejo de Aldama María Josefa. Destacado personaje de la Independencia Nacional; e hija de Don José Francisco Marmolejo, Regidor y Alcalde de la ciudad de León en aquel entonces. De carácter fuerte e inamovible, se destaca en las páginas de la historia por su aplomo y su tremendo sentido de dignidad por jamás colaborar con la causa realista.


Doña María Josefa Marmolejo de Aldama, fue esposa del Lic. Ignacio Guillermo Aldama y González, contrae nupcias el 14 de abril de 1793, en la Villa de León, Guanajuato, recibiendo la bendición del Teniente de Cura Bachiller Pedro Montes de Oca. Para 1810, cuando la guerra de Independencia estalla, la pareja contaba ya con diecisiete años de matrimonio, cimentados también en una comunión de ideales.


En octubre de ese año, recién iniciada la rebelión, la esposa del Licenciado Ignacio Aldama, junto a las hermanas del cura Hidalgo y otras damas, así como otros miembros de la sociedad, se ocultan en la población de San Miguel el Grande, al enterarse que el general realista Félix María Calleja avanza con sus tropas, adentrándose en el estado de Guanajuato. A dicha población -hoy San Miguel Allende- llega Don Manuel Flon, conde de la Cadena, también al servicio del ejército realista, quien al ver desolada la ciudad toma este fenómeno como un insulto y amenaza con derribar los edificios y degollar a los sospechosos.


Para calmar su furia, le son presentadas las damas que se encontraban refugiadas en San Miguel, dentro del convento de la Concepción. Flon las reprende terriblemente, dirigiéndose sobre todo a María Josefa y a las hermanas del cura Hidalgo, y le exige a las señoras que le revelen el paradero de aquellos maridos suyos que partieron hacia la revolución. Más, a pesar de las amenazas, es reconocido por la historia que la mujer de Aldama jamás colaboró con la causa realista.


Tanto ella como las hermanas del cura Hidalgo se distinguieron desde entonces por su aplomo y su profundo sentido de dignidad.


Además de este episodio, se destaca en las páginas de la historia que es en el fulgor de la batalla donde María Josefa demuestra su carácter fuerte e inamovible. El 6 de noviembre de 1810, en la célebre batalla de Aculco, el ejército insurgente pierde ante las fuerzas realistas comandadas por el sanguinario general Calleja.


Para cuando el ejército realista ganó la batalla, los hermanos Juan e Ignacio Aldama habían tomado la precaución de encomendar a María Josefa y a sus sobrinas, a la custodia del Coronel García Conde, quien para entonces, debido a los buenos tratos que recibió en cautiverio, tenía una deuda de honor pendiente con éstos. Sin embargo, cuando el Coronel García Conde le comunica a María Josefa que su ejército ha perdido la batalla de Aculco ante las fuerzas realistas, y le rectifica que él se encargará de que ella sea tratada con decoro, esta valerosa mujer, unificándose al ideal de la lucha de su marido, le responde firme y tajante: "Haga usted lo que quiera". (4)


Marquina. Mujer que iba con Ignacio Ayala y fue hecha prisionera, junto con él, en Petatlán, en el mes de abril de 1814. Segun comunicado realista, firmado por Juan Bautista Miota, Marquina era amante de Ayala, intendente de Técpan. La captura de Ayala pudo realizarse gracias a la deserción del antiguo insurgente José Eduardo Cabañas.


27.- Marquina de Ocampo Francisca. Esposa del Insurgente Antonio Pineda, fue hecha prisionera por los relistas durante un combate. (3) Eugenio de Villasana comunicaba desde Taxco, el 12 de marzo de 1814, al virrey Félix María Calleja, que enterado de que "Prisca Marquina le había acompañado en todas sus correrías, prestandose en algunos puntos con sus charrateras y sable, llena de tanta vanidad y orgullo, que amenazó varias veces a algunos sujetos de ese pueblo; evitando que su difunto esposo se presentase al indulto, como posteriormente se me informó, tenía determinado, en cuya atención dispuse su arresto y conducción a la capital en el día de mañana para los fines que fuesen del superior agrado de V.E." (5)


28.- Martínez María Andrea. La Campanera. Refiere el jefe realista don Manuel Ruiz y Casado, en un parte que rindió al comandante militar de Tlaxcala, don Agustín González del Campillo, que María Andrea Martínez era mujer del cabecilla Domingo Domínguez, quien fue sorprendido y hecho prisionero con cuatro de los suyos en un pueblo denominado Mal País, cerca de Apizaco, por el capitán de patriotas de Huamantla, don José Antonio Dávila (octubre 15 de 1814). María Andrea Martínez fue también capturada en dicha sorpresa y estuvo a punto de que la pasaran por las armas juntamente con Domínguez y sus cuatro compañeros, que fueron fusilados en Santa Ana Chiautempan; pero habiendo alegado María Andrea la circunstancia de encontrarse grávida, se procedió a hacerle el examen correspondiente; y como el facultativo justificara que en verdad se encontraba en días mayores, se le perdonó la vida, pero no se dice si en cambio se le impuso algún otro castigo. (2)


29.- Martínez Luisa, esposa de un Guerrillero apodado El Jaranero. Estuvo junto a su marido peleando, hasta que en Michoacán perdieron la batalla y, junto con los hombres, fue hecha prisionera. En el cementerio del pueblo los fusilaron. Cuando le tocó su turno gritó con todas sus fuerzas: ¡Como mexicana tengo el derecho de defender a mi patria! Acto seguido, se desplomó abatida por las balas”. (3)


30.- Martínez María Josefa. Esposa del jefe Insurgente Miguel Montiel. Muerto este por los realistas, doña maría Josefa se vistió con traje de hombre y al frente de un grupo de rebeldes sostuvo varios combates con el enemigo, hasta que fue hecha prisionera y condena a prisión perpetua en la casa de reclusión de Puebla. (1)


31.- Medina Manuela. “La Capitana India de Texcoco. Morelos la hizo capitana por sus acciones de guerra y muchas otras cosas más. La puedes oír aquí: http://www.radio2010.imer.gob.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=118&Itemid=108 (1)


32.- Mercado Altagracia, Heroína de Huichapan, en el estado de Hidalgo, de su propio dinero armó un pequeño ejército en cuanto se enteró de la lucha por la libertad. Se puso a la cabeza y dio la pelea a los realistas. Desgraciadamente en un encuentro desafortunado perdió el combate y cuando se fijó, sólo quedaba ella en pie. Sin demostrar temor, al contrario, con la valentía que la caracterizaba, siguió peleando hasta que la capturó el enemigo. Su valor causó mucha admiración a los jefes españoles y como la costumbre era no tomar prisioneros sino fusilarlos, ordenó el coronel que los comandaba que la dejaran en libertad diciendo: Mujeres como ella no deben morir”. (b)


Mercado, Dolores. Fue detenida el 27 de octubre de 1819, remitida a la ciudad de México y condenada por cuatro años "a los trabajos ordinarios y corrientes" de la cárcel, al parecer, tenía relaciones amorosas con el jefe insurgente Vicente Vargas. (5)


33.- Molina María Manuela. Nació en Taxco, esta extraordinaria mujer levantó a un grupo de patriotas y anduvo en las campañas de Morelos. Se le concedió el despacho de capitana. Sostuvo siete acciones de guerra con un calor extraordinario ya que a la cabeza de sus jinetes lograba poner en fuga a los realistas. (1) En un diario de la expedición de Morelos a Acapulco, desde Oaxaca, se lee: "llegó doña María Manuela Molina, india natural de Taxco capitana titulada de la Suprema Junta. Esta mujer llevada del fuego sagrado que inspira el amor de la patria, comenzó a hacer varios servicios a la nación hasta llegar a acreditarse y levantar su caompañía. Se ha hallado en siete batallas y entusiasmada con el gran concepto que el señor General le han acarreado sus victorias, hizo viaje de más de cien leguas para conocerlo, expresando después de lograrlo, que ya moriría gustosa, aunque la despedazara una bomba de Acapulco. Ojalá que la décima parte de los americanos tuvieran los mismos sentimientos". (5)


Morán, María Dolores. Esposa de Manuel Chávez y arrestada juntamente con su marido, a causa de ser familiares del jefe insurgente Julián Villagrán. Probablemente fue puesta en libertad el 14 de octubre de 1813. (5)


Moretín Ignacia. Madre de María Josefa Nátera. Fue detenida en 1811 juntamente con su hija y trasladada al convento de Santa Rosa de Querétaro, donde había de cumplir un año de arresto; se le condenó también a 300 pesos de multa. (5)


34.- Moreno Isabel, La Pimpinela, originaría de Lagos. Refiere el doctor don Agustín Rivera, en su opúsculo intitulado Viaje a las ruinas del fuerte del Sombrero, que doña Isabel Moreno era mujer adicta a la causa de la Independencia y que alguna vez tuvo una disputa con doña Ana Jaso, que era muy realista, y a la cual había levantado las ropas para darle nalgadas. (2)


Nátera, María Josefa. Vecina de Guanajuato, hija de María Ignacia Moretín. Un consejo de guera la condenó a un año de reclusión en el convento de Santa Rosa de Querétaro y a una multa de 300 pesos. Su madre solicitaba el 8 de noviembre de 1811, probablemente al General Calleja. (5)


35.- Nava Antonia. La Generala. Acerca de esta notable heroína, refiere el señor Luís González Obregón, en su obra titulada México viejo, lo siguiente: En un pueblecillo perdido en las escabrosidades de la Sierra de Xaliaca o Tlacotepec, en el Sur, el general don Nicolás Bravo sufría tremendo sitio de los realistas. Estaban a sus órdenes don Nicolás Catalán y un puñado de valientes; pero la situación era tan crítica, que hacía algunos días que las provisiones se habían agotado y el desaliento había invadido a los insurgentes, algunos de los cuales veían la capitulación como halagüeña esperanza. El general Bravo hizo un esfuerza supremo. Sacrificando sus sentimientos humanitarios que siempre lo distinguieron, mandó diezmar a sus soldados para que comiesen los demás. La orden iba a cumplirse cuando doña Antonia Nava y doña Catalina González, seguidas de un grupo de numerosas mujeres, se presentaron al general y con varonil actitud le dijo la primera: —Venimos porque hemos hallado la manera de ser útiles a nuestra Patria. ¡No podemos pelear, pero podemos servir de alimento! He aquí nuestros cuerpos que pueden repartirse como ración a los soldados; y dando ejemplo de abnegación sacó del cinto un puñal y se lo llevó al pecho: cien brazos se lo arrancaron, al mismo tiempo que un alarido de entusiasmo aplaudía aquel rasgo sublime. El desaliento huyó como los fantasmas con la luz de la mañana. Las mujeres se armaron de machetes y garrotes y salieron a pelear con el enemigo. No satisfecha la heroína, a quien llamaban la Generala, con aquella grandiosa acción, algún tiempo después, cuando contempló ensangrentado el cadáver de su esposo, que asesinado por los realistas había sido llevado a la presencia del gran Morelos, y cuando éste intentaba consolarla, manifestándole que por la patria aún mayores sacrificios debían hacerse, doña Antonia Nava, con voz entera y ahogando su dolor dirigió a Modelos estas sencillas, pero elocuentísimas palabras: No vengo a llorar; no vengo a lamentar la muerte de mi esposo; sé que cumplió con su deber; vengo a traer cuatro hijos; tres que pueden servir como soldados, y otro que está chico será tambor y reemplazará a su padre. (2)


La puedes oir aquí:

http://www.radio2010.imer.gob.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=118&Itemid=108


36.- Niño Manuela, “La Cohetera. Residía en San Luís Potosí a principios del pasado siglo (XIX) una familia de humilde origen, conocida allí con el apodo de Las Coheteras, cuyos miembros principales eran Jacinto Sánchez, Manuela Niño y María, hija de ese matrimonio. Esta familia tenía la fama de observar una conducta desarreglada y aun indigna, según se refiere en una carta dirigida desde Querétaro al general don Félix Calleja por don José Ángel María de Yllescas, el 1º de septiembre de 1811. En esa carta se denuncia el hecho de que en la casa de Las Coheteras verificaban continuas reuniones los legos insurgentes juaninos de San Luís Potosí, los que al fin acabaron por consumar allí, a fines de 1810, el movimiento revolucionario, encabezado por fray Luís Herrera y fray Juan Villerías. María huyó en seguida; pero en julio de 1811 volvió a San Luís, sin que se sepa lo que haya pasado con dicha familia después de la denuncia hecha a Calleja. (O. de G. de realistas, Calleja, tomo 23, f. 1, Archivo General y Público de la Nación.) (2)


37.- Ortega Trinidad y Ana María. Fueron sorprendidas con las armas en las manos en los campos de batalla, hechas prisioneras se les condenó a muerte, pero después se les condenó a una larga cadena de prisión. (1)




38.- Ortiz de Domínguez Josefa. Nació en la ciudad de México en el año de 1773, se educó en el Colegio de las Vizcaínas, de donde salió para casarse con el Corregidor de Querétaro, don Miguel Domínguez. Su intervención por la causa de la Independencia fue decisiva, a ella se debió que Allende tomara parte en la conspiración e indujo a su esposo a que abrazara el partido de la Independencia. En la conjuración de Querétaro mantuvo informados a los principales caudillos. Al ser denunciados por el traidor Joaquín Arias, fueron encarcelados y ella, encerrada en su propia casa donde pudo comunicarse con el Alcalde Ignacio Pérez, para que fuera a participarle a Allende e Hidalgo que la conspiración había sido descubierta, motivo por el cual dio origen a que se adelantara la fecha de insurrección. La Corregidora fue procesada y encerrada en el convento de Santa Calar, desocupes fue enviada a la capital e internada en el convento de Santa Teresa. Murió en 1829, siendo sepultada en el templo de Santa Catalina de Siena. Se exhumaron sus restos en 1878 para trasladarlos a Querétaro donde fue declarada benemérita del Estado. (1)


Patiño, Rosa. A principios de noviembre de 1811, juntamente con otras varias mujeres, asaltó el cuartel realista de Miahuatlán. (5)


Paul, María Josefa. Viuda del capitán del Regimiento del Príncipe, José Antonio de la Sota y en segundas nupcias con José María Soto. Habitaba en Pénjamo y fue detenida en noviembre de 1814 por órden de Agustín de Itrubide. Recluída en las Recogidas de Guanajuato. El 8 de enero de 1817 solicitaba su libertad. Ignacio García Rebolledo, desde Querétaro, con fecha 7 de mayo de 1817, afirmaba que María Josefa Paul era "amasia del rebelde padre Torres", no obstante se atendió favorablemente su solicitud de indulto. El 1 de julio de 1817 fue decretada su libertad por el virrey Juan Ruíz de Apodaca. (5)

Paz, Rosa Jacinta de la. India del Valle del Maíz. Avisó a los insurgentes de la próxima llegada al lugar de las fuerezas realistas. Esto acontecía en el mes de 1813, gracias a Rosa Jacinta, la sorpresa detalladamente preparada, no pudo realizarse. El jefe realista Antonio Elosúa la hizo prisionera el 22 de enero, ignoramos su suerte posterior. (5)


39.- Peimbert Margarita. Hija de José Nazario Peimbert y Hernández. Así que se sabe que el firmar los documentos como “Los Guadalupes” inicio hacia mediados de 1811 y que no se tienen documentos posteriores a finales de 1814, se conoce que el gobierno virreinal mandaba comunicados a España donde establece la existencia de los Guadalupes en el mismo periodo, que llevo a juicio y sentencio a destierro a varios personajes de la época, que entre Lucas Alamán y Carlos María de Bustamante se han identificado a 42 personas que formaron parte de este grupo del cual la mayoría son de la ciudad de México y sus alrededores, aunque es seguro que muchos fueron totalmente anónimos. De sus movimientos se conoce pocos hechos documentables.


40.- Peña Antonia. Esposa de Manuel Díaz y hacendada. Así que se sabe que el firmar los documentos como “Los Guadalupes” inicio hacia mediados de 1811 y que no se tienen documentos posteriores a finales de 1814, se conoce que el gobierno virreinal mandaba comunicados a España donde establece la existencia de los Guadalupes en el mismo periodo, que llevo a juicio y sentencio a destierro a varios personajes de la época, que entre Lucas Alamán y Carlos María de Bustamante se han identificado a 42 personas que formaron parte de este grupo del cual la mayoría son de la ciudad de México y sus alrededores, aunque es seguro que muchos fueron totalmente anónimos. De sus movimientos se conoce pocos hechos documentables. (http://es.wikipedia.org/wiki/Los_Guadalupes), otra versión la encontramos aquí: Sostenía correspondencia en 1814 con los insurgentes. Se vino en conocimiento de sus actividades, por declaración de Francisco Lorenzo de Velasco, acogido a indulto. El virrey Calleja comunicaba a Antonio Noriega esta referencia a fin de que se adjuntara esa constancia a las que ya tenía Noriega contra Antonia Peña. Después de la muerte de su marido, el Dr. Díaz siguió la correspondiencia con el pseudónimo de Serafina Posier. (5)


Piña Rita. Fue denunciada juntamente con su hermana Mercedes Piña y su madre María Ignacia Piña, de estar en relación desde México con los insurgentes y, especialmente de conducir correspondencia. El descubrimiento fue por oficio del comandante de Histlahuac (sic) Teniente Coronel Manuel de la Concha. En el mismo oficio se acusaba al tío de ambas, Gabriel Piña. Todos fueron detenidos y sujetos a consejo de guerra, la resolución del cual ignoramos. (5)


41.- Pérez de Moreno Rita, originaria de San Juan de los Lagos, casada con el insurgente Pedro Moreno, acompañó a su esposa en la campaña de la Independencia, estuvo en el sitio del Fuerte del Sombrero portándose valerosamente. Durante el sitio supo que su pequeña hija había sido hecha prisionera por el jefe realista Brilanti. En el mes de marzo de 1817 vio morir a su hijo de 15 años combatiendo a realistas. Roto el sitio del Fuerte del Sombrero, doña rita fue hecha prisionera y conducida a León llevando a sus hijos en brazos, con los pies descalzos e internada en un oscuro calabozo. Al triunfo de la independencia doña Rita volvió a Lagos donde murió a los 82 años. (1)




Fuentes:


1.- 6 siglos de historia gráfica de México. Gustavo Casasola. Editorial Gustavo Casasola. México, 1978.


2.- Noticias Biográficas de Insurgentes Apodados Biblioteca Enciclopédica Popular · 125, SEP. México, 1946.


3.- Leticia López Guarneros, Insituto Municipal de la Mujer, Ciudad Mendoza, Ver. Entrevista en La Jornada Veracruz. 13 de Septiembre, 2009.


4.- http://www.bicentenarioguanajuato.gob.mx/index.php

5.- Miquel i Vergis, José María. Diccionario de insurgentes. Editorial Porrúa. México, 1980


6 comentarios:

  1. DESEO SABER SI USTEDES TIENEN MAS INFORMACIÓN DE LA CAPITANA: MARIA O MANUELA MEDINA O MOLINA.
    PORQUE ADEMAS DE SER UN TRABajo que le piden a mi hijo en quinto año de primaria, se nos hace una historia muy interesante de la época de independen cia y para como dicen unos textos hacerle más justicia a su labor tan desconocida e importante para Morelos

    ResponderEliminar
  2. Hemos buscado en varias fuentes una fotografía de esta valiente mujer o datos de su formación de SU Nacimiento, etc.
    Tambi+en quiero saber si dejó familia, hijos,o si tuvo algúno de los 4 hijos que tuvo morelos.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Francisco:

    No ubico bien a cual personaje te refieres, haces mención de los hijos que tuvo con Morelos, pero a que dama te refieres... dame el dato y verifico si hay algo más al respecto de ella.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Francisco:

    Ya veo tu otro mensaje... mira, será bueno verificar en las monografías de Taxco y del estado de Guerrero sobre este personaje, muchas veces en las publicaciones locales hay algunos datos de los personajes que no son conocidos a nivel nacional. No se en que parte del país estén, trataré de localizar algun datos más y si lo encuntro lo publicaré por aquí, como comentario.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Francisco:

    Del hijo más conocido de Morelos, estamos hablando de Juan Nepomuceno, que no usó el apellido Morelos, para no manchar la imágen de su padre, siendo él un Sacerdote, algo de su vida lo puedes encontrar aquí:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Nepomuceno_Almonte

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Francisco:

    Finalmente localicé más sobre María Manuel Molina: "En un diario de la expedición de Morelos a Acapulco, desde oaxaca se lee: "Llegó doña María Manuela Molina, india natural de Tasco, capitana titulada de la Suprema Junta. Esta mujer llevada del fuego sagrado que inspira el amor a la patria, comenzó a hacer varios servicios a la nación hasta llegar a acreditarse y levantar su compañía. Se ha hallado en siete batallas y entusiasmada con el gran concepto que al Señor General le han acarreado sus victorias, hizo viaje de más de cien leguas para conocerlo, expreando después de lograrlo, que ya moría gustosa, aunque la despedazara una bomba de Acapulco. Ojala que la décima parte de los americanos tuvieran los mismos sentimientos".

    Dato tomado del libro: Diccionario de Insurgenets. Editorial Porrúa 1980. José María Miquel i Vergis.

    ResponderEliminar