domingo, 14 de mayo de 2017

Juan Benito Díaz de Gamarra y Dávalos, el que influyera en las ideas de Hidalgo

  Esta vez doy con una semblanza de un singular personaje al que le debemos poner la debida atención dado que, como menciona el autor del artículo, Luis González, influyó en los pensamientos de Miguel Hidalgo y José María Morelos en sus tiempos de estudiantes en el Colegio de San Nicolás. Veamos:

Gamarra y los errores del entendimiento.

  “Juan Benito Díaz de Gamarra y Dávalos, el primer hombre de estatura nacional, oriundo del Bajío Zamorano, nació en la villa de Zamora en 1745. Su padre, hombre de posibilidades, lo mandó a estudiar a San Ildefonso de México, donde los jesuitas les proponían a sus alumnos investigar minuciosamente todas las cosas, descifrar los enigmas, distinguir lo cierto de lo dudoso y despreciar los inveterados prejuicios de los hombres.

  El mismo año de la expulsión de los Jesuitas Gamarra partió a Madrid y a Roma con el propósito de obtener documentos reales y pontificios para diversas fundaciones de los filipenses o Congregación del Oratorio, a la que se había incorporado un poco antes. El filipense también aprovechó el viaje a Europa para conocer a los líderes del modernismo o ilustración, escudriñar en las más surtidas bibliotecas del Viejo Mundo, inquirir sobre las últimas invenciones técnicas, ponerse al día en las ramas más útiles de las ciencias, obtener un doctorado en cánones por la Universidad de Pisa, saturar su mente de proyectos de renovación para la Nueva España y sobre todo para su provincia mayor de Michoacán, y traer de Europa libros novedosos e instrumental científico de inmediata aplicación a las necesidades de su patria.

  A su regreso de los países latinos de Europa se dedicó por entero a la instrucción de la juventud y a la composición de sus obras en el Colegio de San Miguel Grande, en una villa entonces de Michoacán y hoy de Guanajuato. Todavía más, apenas de regreso de un Viejo Mundo que se remozaba rápidamente, se le hizo catedrático y rector del Colegio de San Francisco de Sales, donde, según cuenta Germán Cardoso, las enseñanzas y actitudes del nobel maestro sacudieron de raíz las mentes de los jóvenes estudiantes; pero despertaron también, el recelo y la envidia entre los miembros antiguos del Oratorio. Como quiera, obtuvo la ayuda del Obispo de Michoacán y una recomendación del mismo para su obra: Elementos de filosofía moderna, escrita para la juventud que se acercaba por primera vez al estudio de la filosofía. Los Elementos fueron escritos para difundir una corriente de pensamiento en la que buscamos la sabiduría sólo con la razón y dirigimos la razón con experimentos y observaciones de los sentidos, la conciencia íntima, el raciocinio y con la autoridad acerca de aquellas cosas que no pueden saberse por otro camino. Gamarra, con su libro, sembró una fecunda semilla para la transformación de la mentalidad mexicana; puso el primer explosivo a muchas ideas inútiles acarreadas por la tradición; se convirtió en el padre espiritual de una patria de la que serían posteriormente padres políticos Hidalgo y Morelos.

  El filósofo michoacano Benito Díaz de Gamarra escribió otros dos libros muy importantes: Academia filosófica y Errores del entendimiento humano. En la primera hace reflexiones útiles sobre la física, la electricidad y la óptica. La segunda contiene una crítica de prejuicios, conductas, costumbres y modas practicadas por los mexicanos. Esta es la obra de un educador que quiere hacerse oír de un público amplio que pretende el bienestar social de las mayorías, que le reprocha al régimen español el anacronismo e ineficiencia de su régimen pedagógico. No puede negarse a Gamarra la gloria de haber sido el primero de nuestros compatriotas que se atrevió a combatir el antiguo método dándonos una filosofía acomodada al gusto de las naciones más cultas de Europa. El libro de los Errores, es, según Samuel Ramos, el primer ensayo filosófico que se aplica a la interpretación y al servicio de nuestra circunstancia. Con justicia Nicolás Rangel lo consideró uno de los precursores ideológicos de la independencia de México. No pudo vivir los días de la lucha de independencia porque murió en 1783, antes de cumplir cuarenta años de edad." (1)

Fuente:

Michoacán, lagos azules y fuertes montañas. Colección Monografías Estatales. Secretaría de Educación Pública. México, 1980. pp. 109-110

lunes, 17 de abril de 2017

Mahone, otro de los caudillos que podemos colocar mucho antes del movimiento de Independencia

   Hemos dado cuenta en este espacio de varios caudillos no del todo conocidos que en algún momento de la historia y en algún lugar de México, enfrentaron a los españoles y defendieron a su pueblo de esa intervención librando enfrentamientos con muertes de uno y otro bando. Hemos visto el caso de Tenamaxtle por el rumbo sur de Zacatecas en Nochistlán; el de Acualmeztli en algún punto no del todo definido, quizá Cuernavaca, quizá rumbos del actual estado de Hidalgo y ahora agregamos uno más, el de Mahone, el caudillo de los Cinaloas.

   Así como hubo la larga Guerra Chichimeca, y los levantamientos de Topia, ahora lo que veremos es lo ocurrido en el actual estado de Sinaloa. La historia la puedes leer en este enlace, es bastante clara y te ubicará en el momento de los hechos.


martes, 11 de abril de 2017

Cabeza de Águila No. 230, ¡Encontrada! Boquilla del Refugio, Coahuila

  De lo perdido, lo hallado, reza el dicho que aplica perfecto en esta ocasión. Ahora que contamos con la ayuda de Raúl Generoso, que recorre el tramo entre Parras y Viesca en Coahuila, y nos comenta que las estelas en Cadillal y San Isidro desaparecieron y solo quedan restos de lo que fue la base, poco más adelante de ahí en rumbo poniente la Ruta de Hidalgo toca otra comunidad rural, Boquilla del Refugio y ahí la sorpresa fue grande.

  La estela sobrevive, en buenas condiciones. La estela trunca no es de la altura oficial, es un poco más corta y está pintada toda de blanco junto con la escultura de Chávez Morado. A un lado está la mojonera levantada en ocasión al Bicentenario del nacimiento de Miguel Hidalgo. Raúl nos comenta:

  "Tuve la oportunidad de pasar por Boquilla del Refugio. Poblado casi fantasma, un caserío con apenas unas 10 familias viviendo ahí. La estela se encuentra "acordonada" por un frágil alambre de púas. El motivo de esta débil protección es que los pobladores no querían que se repitiera el saqueo presentado en los vecinos poblados de San Isidro y Cadillal. Este temor queda más que evidenciado cuando al estar tomando fotografías de la Cabeza de Águila se me acercó rápidamente gente del pueblo a cuestionar: "¿Usted también viene a llevarse el monumento?".




sábado, 8 de abril de 2017

Estela de la Libertad No. 229 ¡Encontrada!, San Isidro, Coahuila

  Han pasado siete años de que inicié este blog, la intención era recorrer toda la ruta. No me fue posible debido a falta de recursos, así que el estado de Coahuila lo recorrí como pude: publicaciones en los diarios locales, algunas crónicas que incluían datos del paso de Hidalgo por la zona y muy pocas imágenes que me ayudaran a corroborar la existencia de las Estelas de la Libertad. Los datos que logré indicaban que luego del Estado de México con 60, seguía Coahuila con 59. Me fue bastante difícil ubicar las estelas, fueron pocas las que en su momento localicé. Luego de dos o tres años de publicación recibí imágenes que me enviaban lectores del rumbo del mencionado estado pero no completaba la ruta. Esta vez, gracias al interés y la ayuda que me brindó Raúl Generoso, podemos saber más de algunos sitios un tanto cuanto remotos y muy desconocidos en los que fue colocada una estela pero que, por diversos motivos, desaparecieron. Es el caso de la que hoy nos ocupa y mejor dejemos que Raúl nos comente su experiencia en San Isidro, municipio de Parras.

  "San Isidro es la comunidad más poblada del rumbo, calculo que deberá tener unos 200 habitantes aproximadamente. La zona desértica, el aislamiento de las rutas principales y la migración han cobrado irremediablemente factura, quedando evidencia con la gran cantidad de casas abandonadas y prácticamente en ruinas. Tuve oportunidad de entrevistarme con varias personas de la localidad y, con frustración y tristeza, escuche lapidariamente: "Aquí había una [estela] en la escuela, pero se la llevaron hace muchos años. El hijo de un presidente municipal dijo que la iba a cambiar de lugar", nadie sabe a donde se la llevaron.

  "En la escuela primaria que llamada Miguel Hidalgo queda el resto del pedestal donde me comentaron estuvo alguna vez la estela. El vecino que se encuentra exactamente enfrente de la misma escuela, casa que por cierto, está abandonada, tomó de los restos que dejaron los saqueadores, la placa de la mojonera que en 1953 se había colocado en ocasión del Bicentenario del natalicio de Hidalgo, y la colocó con orgullo en su fachada. Siendo este el único vestigio de los dos memoriales que recuerdan la Ruta de la Libertad instalados en ese lugar".


viernes, 7 de abril de 2017

Cabeza de águila No. 228... ¡Encontrada! Cadillal, Coahuila.

  Esta vez contamos con la colaboración de Raúl Generoso, que, como varios lectores más, se han atraído con el tema de la Ruta de Hidalgo y los monumentos de Cabeza de Águila o Ruta de la Libertad y decide ayudarnos a localizar por aquellos rumbos que no me fue posible visitar como lo es el estado de Coahuila. De este modo llegamos con sus imágenes a Cadillal, municipio de Parras.

  En esta apartada comunidad rural del desierto coahuilense, queda poco por no decir nada de lo que fue el marcaje de la Ruta de Hidalgo. Fue justo en abril de 1810, ya en calidad de rehén, que el cura Hidalgo pasó por ahí y, para casualidades de este blog, fue justo en estos días de Semana Santa cuando, un 7 de abril, llega a la Hacienda de San Lorenzo en Parras, en plena Semana Santa de 1810.

  Hoy, que comenzamos la Semana Santa de 2017 vemos que en Cadillal, junto a la escuela están los vestigios de lo que tal vez fue la estela, pero sin la respectiva escultura. Al menos eso es lo que parece ser, no estamos del todo seguros. Vemos en un primer plano (en la siguiente imagen), al centro, el monumento o mojonera que el Estado de Coahuila ideó en 1953, en el Bicentenario de Hidalgo, el punto que desde entonces se consideró como la ruta seguida por ese estado.

   Y gracias a Raúl Generoso podemos entender bien lo que alcanzamos a ver a través de las tomas de Street Finder de Google Maps. La mojonera que sirvió para marcar la Ruta de Hidalgo que en Coahuila se levantó en 1953 en ocasión al Año de Hidalgo, es la que se encuentra completa y no se trata de una base al asta bandera como había imaginado.

  Y eso que pensaba era la base de la estela de la Cabeza de Águila no es la que se ve al fondo, sino que era esta, la cual fue destruía hace algún tiempo, habrá que anotar que la escuela se encuentra abandonada en estos momentos y la zona ya no es federal sino tiene propietario. El único lugareño que queda, con el cual Raúl tuvo contacto le afirmó que sí hubo una cabeza de águila pero que la tumbaron. ¿por qué, cuándo y para qué?... eso no lo sabemos.

  Así, pues, vemos a la derecha, la escuela rural, luego un muro que parece ser el distribuidor de energía eléctrica luego los restos de la mojonera de 1953, en la misma línea, a la izquierda la base de un asta bandera y al fondo los restos de lo que pudo seer la estela de la Ruta de Hidalgo.

sábado, 11 de marzo de 2017

Estela 153, Moyahua, Zacatecas, ¡Localizada!

   Esta vez agradezco a Miguel Rodríguez Rubio el que me (nos) haya compartido una serie de fotografías de algunas estelas de la Ruta de Hidalgo, especialmente estas que ahora vemos, la número 153, correspondiente al Moyahua de Estrada, Zacatecas. 

   Me comenta que la cabeza de águila se encuentra en buen estado y que se localiza a la entrada de la población en la calle González Ortega, justo frente a la entrada del Panteón Municipal.

   Cada vez estamos más próximos a documentar las 260 estelas de la ruta, son ya menos de 30 las que nos falta averiguar si existen o no... la lista de ellas la puedes ver aquí, la lista de la ruta completa está en este otro enlace.


miércoles, 8 de marzo de 2017

La guerra de independencia en el Bajío, previo a la llegada de Francisco Xavier Mina.

  2017 es también año del Bicentenario pues, como bien lo sabemos, la guerra de Independencia duró 11 años. Los festejos de 2010 fueron el marco para iniciar la conmemoración, quizá no fueron tan espléndidos como debieron ser pero, dadas las circunstancias sociales, políticas y económicas en las que estamos inmersos, como si fuera fiesta de rancho, “se hizo lo que se pudo”. A partir de 2010, cada año ha tenido algún personaje o evento central en el que se recordaron los hechos, así en 2012 fue el Bicentenario del Sitio de Cuautla; en 2013 fue el Bicentenario de los Sentimientos de la Nación en Morelia; en 2014 el Bicentenario de la Constitución de Apatzingan, en 2015 al parecer no hubo ninguna conmemoración, igual que en 2016… 2017 es el Año del Centenario de la Constitución.

   En el año que ahora vivimos se recordará el Bicentenario de Francisco Xavier Mina, eso será entre Abril y Noviembre, que fueron los meses en que revolucionó por las provincias orientales, llegando hasta el actual estado de Guanajuato en donde acabó su vida. Como parte de este recorrido virtual que hacemos de la Ruta de Hidalgo, daré cabida a la presencia del caudillo navarro, caso que nos llama la atención pues él, siendo español, combatió contra la presencia española en Nueva España.

   Mina no tuvo presencia en Salamanca, población en donde publico este espacio electrónico, si la tuvo en lugares cercanos: Valle de Santiago, Jaral del Progreso, Cuerámaro, Silao, León, San Felipe y San Diego de la Unión. Como antecedentes tenemos estos partes militares que el ejército realista enviaba al virrey en turno notificando lo que por el rumbo de la intendencia de Guanajuato ocurría hace doscientos años. Las fotografías que vemos son de algunos de los sitios que en la ribera sur del río Lerma se mencionan.

 30 de noviembre de 1816
  “El 16 de noviembre de 1816, se reunió una partida que fue a Salamanca.
  El 17 y 18 se mantuvo la división en Irapuato.
  El 19 emprendí la marcha para Pueblo Nuevo sin novedad.
  El 20 siguió al rancho de las Estacas, y sobre la marcha destaqué una partida de caballería al cerro de Huanímaro, la que regresó con 3 prisioneros.
  El 21 salí de este punto para el Cerro Colorado en donde se fusiló 1 rebelde de la gavilla de Lucas Flores y en la noche hice salir un grueso de la caballería sobre los ranchos Huipana, Mancera, el Rodeo y Potrero de la Grulla, con el objeto de recoger la remonta que se decía tenía en este punto el sacrílego Torres.
  El 22 antes de amanecer seguí con el resto de la división a Huipana en cuyo tránsito mató la guerrilla un rebelde, y al llegar a este rancho se reunió la partida que había salido el día anterior trayendo 12 prisioneros y 19 caballos.
  El 25 a causa de la mucha lluvia permaneció la división en este punto, habiéndose fusilado en la tarde 6 rebeldes y aplicándose el castigo de baquetas a otras 6 prófugos.
  El 24 contramarchó la división al Charco, habiendo destacado una partida de caballería a la hacienda de Pantoja la que persiguió a algunos rebeldes matando 1 y trayendo 2 prisioneros.
  El 25 siguió al Valle de Santiago sin cosa que notar.
  El 26 al pueblo de San Gerónimo habiendo sufrido el castigo de baquetas uno que se aprehendió.
  El 27 al rancho el Xoconostle. En la noche mandé 4 partidas fuertes de caballería al Pueblo Nuevo y ranchos de la Tetilla, Cerro Prieto y los Duranes, con la orden de que aprehendiesen a cuantos hombres encontrasen en las casas y cerros respecto a que nunca aguardan en ellas a las tropas reales.
  El 28 seguí con el resto de la división para la Tetilla, punto que señalé de reunión y se verificó trayendo las partidas que habían salido la noche antes 146 paisanos, entre los que después de haber hecho un riguroso escrutinio solo han podido salir 5 rebeldes que he mandado fusilar y a los restantes después de bien amonestados en los deberes de vasallos se han puesto en libertad.
 El 29 al emprender la marcha para el rancho del Tecolote, se pasaron a 2 por las armas de los aprehendidos antes, y se les aplicó el castigo de baquetas a 6 por haber huido de las tropas del Rey. En la noche mandé una partida a Salamanca.
  El 30 se ha empleado en correr con diversas partidas el cerro Blanco, cerro Prieto y demás inmediaciones habiendo ido a encontrarse una de las partidas con las gavillas de Lucas Flores, Calixto Aguirre y otros, la cual se sostuvo y mandó avisar fue batida esta reunión en los términos que por menor explica el parte separado. En la noche regresó la partida que fue a Salamanca sin novedad.


  Dios guarde a V.S. muchos años. Rancho del Tecolote. Noviembre 30 de 1816. –Felipe Castañón. –Sr. comandante general del ejército del norte, D. Francisco Orrantia.

 9 de diciembre de 1816
  “A las 8 de la noche del 5 del corriente despaché una partida de infantería y caballería al cargo del capitán D. Manuel Mayora, a la hacienda de Uruétaro y rancho de los Teranes, con objeto de sorprender algunos rebeldes de la gavilla del titulado capitán Vicente Evaristo y la remonta de éste: a las 8 de la mañana del 6 volvió con 25 caballos, 100 reses, y 9 prisioneros de los que he mandado poner en capilla a José Navarro, Guadalupe Aguilar y Ramón Ávila, que resultaron rebeldes de la gavilla del citado Evaristo por la denuncia que de ellos hubo, y a más por la averiguación verbal que aquí se hizo; y por lo que habiendo dado buenos informes, José Cornejo, Ramón Cornejo y Nicolás Zavala, los puse en libertad, dejando en el calabozo otros 3 de que por separado consulto a V.S. con extensión.
  Se han rematado en este pueblo 47 reses por el Alcalde D. Plácido Soldevilla quien enteró en la tesorería militar su producto de 280 pesos, 4 reales, 10 granos, habiendo devuelto las demás a los que acreditaron propiedad, y no tener injerencia en el partido rebelde.
  Los caballos se repartieron en la compañía de Mayora y de Machuca, cuyos soldados remudaron, y el sobrante de igual número remitiré a la hacienda de la Zanja en primera ocasión.
  Todo lo que comunico a V.S. para su debido conocimiento.

  Dios guarde a V.S. muchos. Salamanca, 9 de diciembre de 1816.  –Manuel de Iruela Zamora. –Sor. Coronel y Comandante General, D. Francisco de Orrantia.

 21 de diciembre de 1816
  “Excmo. Sr. –Paso a el superior conocimiento de V.E. el parte original que me han dirigido con fecha 9 del corriente el comandante de armas de la villa de Salamanca, teniente coronel D. Manuel Iruela Zamora, por el que se impondrá V.E. del buen resultado que tuvo la partida del capitán D, Manuel Mayora que salió a sorprender una gavilla de rebeldes el 5 en la noche a la hacienda de Uruétaro.
  V.E. me dirá para lo sucesivo si los partes de poca cantidad como este, y otros que dirijo omita su remisión para no quitar a V.E. otras atenciones de más consideración.
  Dios guarde a V.E. muchos años, Salvatierra. Diciembre 21 de 1816. –Excmo. Sr. Francisco de Orrantía. –Excmos. Sr. Virrey D. Juan Ruiz de Apodaca.

 31 de Diciembre de 1816
  “El 16 de diciembre de 1816 emprendí la marcha de la hacienda de San Nicolás para el pueblo de Yuririapúndaro.
  El 17 seguí al valle de Santiago pasando por Chilapa en cuyo cerro se presentó la gavilla de los Borja, que fue perseguido por las guerrillas, logrando matarles 4.
  El 18 continuó la división para el rancho de Baltierra, y en el tránsito mandé tres partidas de caballería para que registrasen el cerro del Zapote, en que regularmente se abriga la gavilla de Lucas Flores y otros bárbaros cuyas partidas mataron 2 y trajeron 1 prisionero.
  El 19 al romper la marcha para el rancho de Copales se pasó 1 rebelde por las armas habiéndose aplicado el castigo de baqueteas a 2 prisioneros.
  El 20 marché para la hacienda de Santa Catarina, en donde hice salir en la noche una gruesa partida de caballería con el objeto de que al amanecer del día siguiente quedase emboscado en el cerro de Panales, y que aguardase el arribo de la división al Pueblo Nuevo, de cuyo punto había observado otras veces salían con bastante anticipación huyendo para el cerro los de la gavilla de Lucas Flores.
  El 21 salió el resto de la división para el mencionado Pueblo Nuevo, habiendo sufrido el castigo de baquetas 4 paisanos que se cogieron huyendo. Conforme nos acercábamos a dicho pueblo mandé pasarse el río Grande una partida de caballería y que continuase por la rivera a buen paso con el fin de cortarles el vado a los que por aquella parte pudiesen huir. En efecto, salieron estos indecentes huyendo para el cerro de Panales, de donde les salió la partida emboscada, matándoles 5 en la persecución y tomándoles 6 fusiles, algunas lanzas y 26 caballos ensillados.
  El 22 entró la división en Irapuato, habiendo perseguido en el tránsito la guerrilla algunos rebeldes de la gavilla de Calixto Aguirre, matándoles 1, y se ha mantenido en dicho punto hasta el 27 en espera de una partida que mandé a Salamanca por el dinero consignado a la división.
  El 28 volví a Pueblo Nuevo.
  El 29 seguí hacia la hacienda de Pantoja y pasado por el cerro de Peralta fueron perseguidas en dicho cerro las gavillas de Calixto Aguirre y Cruz Arroyo, matándoles 2 y haciéndoles 2 prisioneros: se les quitaron 2 fusiles y 20 caballos.
  El 30 contramarchó la división para el Valle de Santiago, habiéndose fusilado 3 rebeldes de los aprehendidos antes.
  El 21 vino a la hacienda del Pitayo, y en la noche dispuse fuese sobre el pueblo de Santa Cruz una columna de caballería.
  Dios guarde a V.S. muchos años. Hacienda del Pitayo, diciembre 31 de 1816. –Felipe Castañón. –Sr. comandante general del ejército del norte.
13 de mayo de 1817
  Después de haber conducido el convoy de platas desde Irapuato hasta Querétaro y regresado de esa ciudad a Salamanca, en cuya villa encontré a V.S. me dirigí el 4 del corriente al Valle de Santiago en busca de las fuertes reuniones del padre Torres, Lucas Flores y otros, que según noticias de Salvatierra comunicadas a V.S. estaban en este pueblo; más no habiéndoles encontrado, fueron no obstante perseguidos por las guerrillas algunos de la gavilla de Lucas Flores, matándoles 3 y haciéndoles 9 prisioneros; se les quitaron 10 caballos, se destruyó la maestranza e incendió la carpintería en que estaban trabajando cureñas, cajas de fusil y de pistola, recogiéndose además cosa de 1 quintal de cobre.
  El 5 al emprender la marcha se fusilaron 2 de los aprehendidos ayer, y en el tránsito para la hacienda de Huanímaro destaqué varias partidas a los cerros inmediatos las que mataron 2, recogiendo 1 pistola, varios caballos y sillas; y por el parte del mayor general D. Pedro Otaño, se instruía V.S. de lo que ocurrió a la partida que mandé a sus órdenes sobre la ranchería de San Juan. A la hora de lista se pasaron 12 rebeldes por las armas.
  El 7 siguió la división a Casas Blancas de Corralejo, en donde aprehendieron las guerrillas 3 facciosos.
  El 8 continué por el frente del fuerte de San Gregorio, donde se fusilaron los 3 cogidos ayer, y pasando hasta la hacienda de Tupátaro, retrocedí al rancho del Agua Tibia.
  El 9 contramarchó la división para Huanímaro y una de las guerrillas mató a un soldado rebelde.
  El 10 al rancho de Las Cañas sin cosa que notar. El 11 al del Charco. A las 10 de la noche dispuse dos gruesas partidas de caballería, una para Cuitzeo de los Naranjos y la otra para el rancho del Carrizo.
  El 12 por el parte del mayor general de mi división vendrá V.S. en conocimiento de la utilidad que ha resultado al servicio del rey de la partida que fue mandando anoche. El capitán graduado D. José de la Peña me ha pasado el otro contraído al fruto que ha sacado de la partida que puse a sus órdenes y tanto éstas como el resto de la división estaban al amanecer de éste día en Cuitzeo de los Naranjos, punto señalado de reunión.
  El 13 al emprender la marcha fueron fusilados 5 de los aprehendidos antes. Me dirigí con la división a Irapuato, y por el parte separado verá V.S. gran reunión que me salió en las inmediaciones de Munguía y ataqué con ventaja prontamente.

  Dios guarde a V.S. muchos años. Irapuato, mayo 12 de 1817. Felipe Castañón. –Sr. coronel D. Cristóbal Ordoñez.

Todos los partes fueron tomados de la Gaceta del Gobierno de México correspondiente al primer semestre de 1817.